Y también han conseguido avances para diagnosticar mejor el ictus y las metástasis.

FOTO:JUAN GRONDONADe izquierda a derecha, Gómez-Reino, Verde, Rivas, Domínguez-Puente, Castillo y López.

FOTO:JUAN GRONDONA. De izquierda a derecha, Gómez-Reino, Verde, Rivas, Domínguez-Puente, Castillo y López.

Expertos del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago (IDIS) y del Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología de Braga (Portugal) han diseñado y desarrollado partículas diminutas –«en una escala 80.000 veces menor que el grosor de un cabello humano», según se indicó- con las que han conseguido una «disminución enorme» del glioblastoma multiforme, un cáncer de cerebro muy agresivo. Además, han diseñado y desarrollado perlas magnéticas, que detectan células tumorales circulantes y suponen un avance para frenar las metástasis; un biosensor, que predice en qué pacientes es más efectivo el tratamiento de un ictus; y nanopartículas, con las que se visualizan células madre inyectadas, sin toxicidad celular, y que facilitan dirigirlas a zonas cerebrales dañadas de interés, para mejorar el diagnóstico de males neurológicos con resonancia magnética.

Estos son los cuatro primeros «avances prometedores» conseguidos con el Proyecto InveNNta, tras sus primeros años de actividad. Los resultados se presentaron ayer en el Hospital Clínico, por el gerente del área sanitaria, Luis Verde; el director científico del IDIS, José Castillo; el exdirector del Laboratorio de Braga y docente de la USC, José Rivas; y el jefe de Oncología del complejo hospitalario compostelano, Rafael López. También estuvieron, pero no intervinieron, Fernando Domínguez-Puente, líder del grupo de investigación del IDIS que trabajó en las partículas efectivas para el cáncer cerebral; y María Gómez-Reino, directora de la Fundación Ramón Domínguez de investigación.

Las partículas diminutas contra el cáncer de cerebro son portadoras de fuertes propiedades antibióticas y tienen capacidad para penetrar en el tumor. En experimentos en animales, su uso ha conseguido una «disminución enorme» del tumor, y suponen una esperanza para su futura aplicación en humanos, según resaltó José Castillo.

Pruebas en pacientes

Las perlas magnéticas para detectar células circulantes tumorales se probaron en algunos pacientes. Demostraron efectividad mayor que otros métodos conocidos para identificar esas células del cáncer de colon (el 12 % más), mama (el 200 %), próstata (el 300 %) y de endometrio (el 600 % más). Dentro de un año se prevé avanzar con la incorporación de nuevos anticuerpos a esas perlas, dijo Rafael López,

José Castillo explicó que los biosensores para el ictus se basaron en muestras de 5.000 pacientes tratados en Santiago, de quienes el 32 % se recuperaron bien al cabo de un año y el 68 % sufrieron secuelas graves. El objetivo es incrementar más marcadores para poder seleccionar mejor quienes se pueden beneficiar más del tratamiento del ictus y evitar que tengan reacciones no deseadas a causa de hemorragias, afirmó Castillo.

3,6 millones

Fondos en el proyecto

Los primeros años consiguió 2,8 millones de la UE; y ahora 800.000 euros más de la Xunta.

 

Fuente